<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=504381226667916&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Tipos de lunas de coches y cómo sustituir un parabrisas

Por Ruta 401

 

Las lunas de los coches son un elemento que ha evolucionado notablemente desde sus orígenes. Esta evolución ha tenido que ver, fundamentalmente, con la mejora de sus principales propiedades: resistencia, protección y nitidez. Una mejora que ha llevado a incrementar su uso en los coches actuales. Además, igual que otros sistemas de seguridad del vehículo de reciente incorporación, las lunas de coche también integran tecnología innovadora.  

lunas de coches

Tipos de lunas de parabrisas

Las lunas de los coches se pueden clasificar de la siguiente forma:

  • Según su forma: plana, curvada, cónica, etc.

  • Según su ubicación: parabrisas delantero y trasero, lunas o ventanillas laterales, cristales de custodia, etc. 

  • Según el tipo de vidrio y su estructura: templado y laminado.

  • Según su funcionalidad y/o características concretas: atérmicas, sensibles a la luz, etc.

De estas cuatro clasificaciones, las más relevantes son la tercera y la cuarta, por lo que a continuación se detallan ambas.

DESCUBRE OTRAS TÉCNICAS IMPRESCINDIBLES EN CHAPA Y PINTURA

En relación a la clasificación de las lunas de los coches según el tipo de vidrio y su estructura existen estas dos opciones:

  • Vidrio templado. Este tipo de vidrio ha sido sometido a un tratamiento térmico y de compresión para potenciar su resistencia. Es más seguro que un vidrio común puesto que, ante un impacto, se rompe en pequeños granos y genera menos daños. Aunque está en desuso para las lunas de parabrisas delanteras, todavía es posible encontrarlo en vehículos clásicos. 

  • Vidrio laminado. Este tipo de vidrio se compone de dos láminas de vidrio adheridas a una lámina plástica intermedia. Actualmente, es la opción más utilizada en el parabrisas delantero por la seguridad que ofrece, ya que, ante una posible rotura, los fragmentos no se desprenden de la lámina polimérica y, por lo tanto, se reduce el riesgo de eyección. Además, la capa plástica confiere a la luna mayor insonoridad y aislamiento.

  • Por lo que respecta a la clasificación según su funcionalidad y/o características concretas, estas son las lunas de coche más destacadas, normalmente usadas en los parabrisas:

  • Luna de coche térmica. El cristal toma temperatura para permitir la eliminación superficial del hielo, la bruma o la escarcha que puedan aparecer e impedir una correcta visibilidad. Existen diferentes modos de calefactar el vidrio: a través de circuitos térmicos impresos o bien mediante la tecnología de micro hilo calefactable.

  • Luna de coche con aislamiento acústico. Este tipo de lunas de coches permiten una reducción de la transmisión del sonido. Es un valor añadido que se ha convertido en estándar en todos los modelos de última generación y que supone una ayuda inestimable para que el ruido interfiera lo menos posible en los novedosos sistemas del vehículo activados por voz.

  • Luna de coche para HUD (Head Up Display). Si el vehículo cuenta con este sistema de proyección sobre el cristal, debe contar también con un tratamiento polarizador específico para “capturar” la luz proyectada y conseguir mostrarla con nitidez y sin reflejos.

  • Luna de coche hidrófoba. Este tipo de luna incorpora un recubrimiento de plasma mediante el cual se infunde una fina capa de monómeros que permite la repulsión del agua, mejorando así la visibilidad del conductor en caso de lluvia.

  • Luna de coche atérmica. Esta incorpora, por su cara exterior, un tratamiento que permite reflectar la luz solar y reducir, con ello, el aumento excesivo de la temperatura en el interior del habitáculo.

  • Luna de coche termocrómica. Se trata de un tipo de vidrio que se tinta automáticamente cuando una luz intensa se refleja sobre él. Con ello, se evita el deslumbramiento del conductor y se reduce el riesgo de accidente por este motivo. El oscurecimiento automático se consigue gracias a una corriente eléctrica que se aplica a través de unos conductores invisibles que se colocan entre dos capas del vidrio.


Además de estos tipos de lunas, también hay que destacar que las actuales suelen integrar componentes eléctricos, como sensores o cámaras, que aumentan las funcionalidades y el confort del vehículo. En el siguiente artículo se puede ver un resumen de la evolución de los tipos de lunas de los coches a lo largo de la historia del automóvil.

Proceso simplificado de sustitución de un parabrisas

La correcta instalación del parabrisas es fundamental para contribuir a la seguridad de los ocupantes del vehículo y asegurar el confort durante la marcha, ya que evita la pérdida de aislamiento y estanqueidad. Se trata de una tarea sencilla pero que debe realizarse de manera rigurosa, especialmente la etapa de preparación de las superficies de adhesión. 

lunas de coches

Los principales pasos en la sustitución de una luna de coche del parabrisas son los siguientes:

  1. Desmontar los componentes que impiden la extracción de la luna (molduras, limpiaparabrisas, etc.).

  2. Rasurar el cordón adhesivo que une la luna al parabrisas.

    Para facilitar esta operación existen equipos especializados en el mercado como el maletín TEROSON BOND Easy Cut, que no dañan las distintas superficies y son fáciles de utilizar por un único operario.

  3. Extraer la luna a sustituir.

  4. Retirar los restos de cordón de las superficies de unión y limpiarlas con un producto que prevenga la adhesión de suciedad como TEROSON BOND limpiacristales.

  5. Desengrasar las superficies de unión con un producto adecuado como TEROSON VR 10.

  6. Presentar la nueva luna y marcar su posición con tiras de cinta de carrocero, para evitar ajustes en el centrado de la luna una vez se coloque sobre el adhesivo.

  7. Aplicar el promotor de adherencia (cuando el adhesivo escogido lo requiera) sobre el perímetro de la luna y sobre las zonas en las que por error se haya eliminado todo el cordón de adhesivo o se presuponga que el nuevo sellador que posteriormente se aplique vaya a quedar depositado sobre la pintura del coche. Para asegurar un buen resultado, deben seleccionarse productos de calidad como TEROSON BOND Imprimación y Activador en Uno.

  8. Una vez superado el tiempo de secado, aplicar el adhesivo de forma continua y uniforme tras haber montado el cartucho o salchicha en una pistola de extrusión. Los adhesivos recomendados son aquellos que reducen el tiempo de inmovilización al menor tiempo posible, como TEROSON BOND 60 (1 hora) y TEROSON BOND 120 (2 horas), a la vez que ofrecen un módulo de elasticidad por encima de 2 MPa.

  9. Colocar la nueva luna en posición y presionar suavemente todo el contorno para asegurar la estanqueidad.

  10. Respetar el tiempo de inmovilización certificado indicado por el fabricante del adhesivo (que debe constar claramente en el envase) para asegurar la resistencia del pegado. Durante este tiempo se recomienda mantener el vehículo en posición horizontal estable y con las ventanillas bajadas.

Para conocer de forma detallada el proceso de sustitución de las lunas de los coches se puede consultar este enlace, mientras que para saber más sobre las herramientas y productos que se utilizan en estos casos se puede visitar este artículo.

Conclusión

En el mercado existen distintos tipos de lunas de coche. De todas ellas, los parabrisas son las más importantes. Por ello es fundamental que, ante una sustitución, se opte por lunas originales y certificadas y se asegure una instalación óptima utilizando productos de calidad. Solo así, la seguridad y confortabilidad del vehículo pueden estar garantizadas.

New Call-to-action

Categorias: Carrocería y parabrisas