<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=504381226667916&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

¿Sabes cómo hacer un diagnóstico para reparar la chapa del coche?

Por Ruta 401

A la hora de reparar la chapa del coche, es muy importante hacer un buen diagnóstico del alcance del problema para conseguir el mejor resultado y que el cliente quede satisfecho. Los talleres de chapa y pintura tienen unas peculiaridades de trabajo que hacen que sea necesario obtener unos resultados impecables para ser un referente del sector, por eso hoy queremos hablarte de cómo hacer un buen diagnóstico antes de reparar la chapa del coche. Trabajar este aspecto es crucial para poder detectar el problema lo antes posible y repararlo de la forma más eficiente, de forma que el cliente consiga un beneficio claro pero que nos resulte totalmente rentable en el taller.

Reparar_pintura_coche.jpg

En relación con la importancia de una reparación eficiente, y según un estudio de ICDP (International Car Distribution Programme), la rentabilidad media de la mayoría de talleres españoles que se dedican a la reparación de chapa y pintura está por debajo del 5%, una cifra que se considera necesaria para su viabilidad a largo plazo. Además, por rango de tamaño, esta rentabilidad es inferior al 1% para talleres pequeños, de entre el 1% y 3% en el caso de los medianos, y entre el 4% y 10% en los de mayores dimensiones.

Ante estos datos, ¿no crees que es muy importante hacer un trabajo perfecto a la hora de reparar la chapa del coche para convertirse en un referente y aumentar tu rentabilidad? Para ello, es muy importante hacer un buen diagnóstico del estado del vehículo y preparar la reparación de la chapa del coche con eficacia. 

¿Qué pasos previos debemos seguir para hacer un buen diagnóstico para reparar la chapa de un coche? 

- El primer paso que recomendamos es inspeccionar el estado del vehículo junto al cliente, que nos indicará qué daños se tienen que reparar para conocer todo sobre nuestro trabajo. Hay que ver si son daños de aparcamiento o algo más serio, por lo que en ocasiones no podemos evaluar el alcance hasta empezar a desmontar, ya que nos podemos encontrar con daños ocultos que no valoramos en un primer vistazo. Si el vehiculo es más antiguo los daños ocultos son casi predecibles, pero si es más moderno tenemos que tener mucho cuidado porque cualquier avería que no veamos en un principio puede hacernos perder dinero en la reparación.

- Como segundo paso, y para poder valorar los daños de los que te hablábamos en el párrafo anterior, es muy importante lavar el vehículo. Sirve para limpiar bien la carrocería con el objetivo de conocer a la perfección el estado en el que se encuentra y de esta forma observar cualquier imperfección en la carrocería a simple vista sin desmontar el vehículo. Sin esta acción podríamos estar pasando algo por alto y favorecer las imperfecciones en la fase de pintado. ¡Y buscamos un acabado perfecto!

- Con el coche lavado, el siguiente paso será situar el vehículo en un lugar con buena iluminación. Cuanta más luz tengamos mejor podremos apreciar las abolladuras y otros desperfectos. Una técnica muy usada es examinar las piezas al trasluz. Se van observando las piezas cambiándonos constantemente de ángulo de visión y observando en diagonal para poder ver la luz reflejada en la pintura. De esta manera podremos ver toda clase de abolladuras. Cuando veamos algún fallo en la chapa, podemos anotarlo con rotulador o con tiza.

- Si no hemos encontrado desperfectos o queremos hacer un examen más a fondo, procederemos al desmontaje del vehículo. Para ello desconectamos la batería del coche y protegeremos todos los elementos que son propensos a mancharse, como el volante o los asientos. No debemos dejar las piezas dentro del propio vehículo, ya que pueden manchar los interiores o provocar desperfectos.

- Por último, una vez desmontado el vehiculo y aceptado el presupuesto por el cliente o por la compañía aseguradora, vamos a buscar el método de reparación mas rápido y eficaz, que se puede hacer con herramientas manuales, como el martillo, una técnica cada vez menos utilizada o con máquinas especiales para reparar pequeñas abolladuras, que permiten hacerlo en un pequeño espacio de tiempo y con un acabado perfecto para dejar el terreno allanado para el pintor.

El tema de la reparación de chapa del coche es amplio y podríamos dedicarle más de un artículo, pero esperemos que estos pequeños consejos en cuanto al diagnóstico previo a su reparación te han sido de utilidad. ¡Recuerda que es muy importante para la rentabilidad de tu taller!

  New Call-to-action

Categorias: Carrocería y parabrisas