<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=504381226667916&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Usos y aplicaciones de los anaeróbicos

Por Ruta 401

Con la gran variedad de adhesivos existente en el mercado puede llegar a ser difícil saber qué tipo utilizar. Para acertar en la elección debemos tener en cuenta el tiempo de trabajo, el tipo de material que debemos unir y las condiciones de trabajo a las que están expuestos los sustratos que queremos adherir. Sólo después de tener en cuenta dichos factores podremos elegir el adhesivo adecuado.

adhesivos-anaerobicos.jpg

Adhesivos anaeróbicos o acrílicos

Estos adhesivos se desarrollaron en un principio para el encolado de termoplásticos, ya que ofrecen muy buenos resultados en lo que se refiere a esfuerzos de pelado, impactos y vibraciones.. Su baja densidad hace que sean adhesivos muy fluidos y que apenas necesiten preparación de la zona a trabajar. También destacan por su tipo de endurecimiento ya que fraguan rápidamente, otorgando una larga vida al montaje. Por otro lado, ofrecen buena resistencia al envejecimiento químico y medioambiental y a las altas temperaturas.

Evidentemente, son adhesivos de gran importancia dentro del taller ya que son esenciales para la fijación y sellado de piezas metálicas, principalmente de tornillería y otras pequeñas piezas.

¿Para qué se usa el pegamento anaeróbico?

En general, los adhesivos acrílicos se utilizan en numerosos trabajos dentro del taller, entre los que se encuentra la adhesión de molduras y pequeñas piezas plásticas de la carrocería, la fijación de piezas de plástico en el habitáculo interior o incluso para el pegado del espejo retrovisor interno u otros elementos de cristal. De esta tecnología, la subfamilia de adhesivos anaeróbicos alcanza su mayor grado de aplicabilidad en el montaje mecánico, sobre todo en la fijación de tornillos y roscas.

Estos adhesivos permiten la correcta fijación de tornillos y roscas, evitando problemas a causa de la relajación y el autoaflojamiento, las cuales provocan la pérdida de tensión del tornillo a causa del desgaste superficial de las piezas contiguas o las altas temperaturas. En el caso del autoaflojamiento suele ser provocado precisamente por las vibraciones o las altas temperaturas, por lo que es imprescindible fijar la tornillería con un pegamento anaeróbico de alta resistencia térmica.

Nuestra recomendación

Siempre que necesitemos pegar piezas de acero lo más recomendable es hacerlo mediante un adhesivo específico para este material. Una de las mejores opciones es LOCTITE 243, un fijador de roscas que se caracteriza por tener una resistencia media. Puede ser usado en todo tipo de metales, incluso aluminio, inoxidable o revestimientos pasivantes como zincados, galvanizados, bicromatados, alcanzando una resistencia práctica a la manipulación en muy poco tiempo. Igualmente resiste de forma continua exposiciones térmicas de hasta 180ºC y todo tipo de fluidos presentes en automoción.

Fijación de roscas con pegamentos anaeróbicos

Veamos algunos consejos para utilizarlo de forma óptima:

1.- En primer lugar, es esencial limpiar la superficie con un disolvente. Uno de los más recomendables es LOCTITE 7063. Una vez se haya aplicado el disolvente, esperamos a que se seque.

2.- En caso de que se precise un curado muy acelerado del fijador o que se esté trabajando a temperaturas especialmente bajas, se recomienda usar LOCTITE 7649.

3.- Es un formato de aerosol muy práctico que conviene agitar con fuerza antes de su uso.

4.- Al aplicar el producto en orificios pasantes, lo más adecuado es dosificar 1-2 gotas en el segundo-tercer filete de rosca del tornillo. Durante el montaje el producto irá desplazando el aire y se distribuirá por el resto de filetes que contacten con el alojamiento hembra en que se va a montar.

5.-Para aplicarlo en orificios ciegos, lo recomendable es aplicar varias gotas en el fondo del alojamiento hembra. El aire atrapado provocará que el adhesivo emerja y fluya al interior de las roscas.

6.- Ensamblar y apretar de la forma habitual.

Como recomendación final queremos señalar que es importante evitar que la punta del aplicador toque la superficie metálica durante la aplicación del adhesivo, ya que podría provocar que la boquilla se quede obstruida.

No hemos pretendido entrar en todos los detalles, pero esperamos que el artículo os haya sido de ayuda. También nos encantaría saber qué métodos usáis vosotros para sellar piezas de metal. ¿Utilizáis este tipo de adhesivos o tenéis otros métodos que queráis compartir?

tutoriales-centro-de-recursos

Categorias: Carrocería y parabrisas