<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=504381226667916&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Claves para comprar herramientas de segunda mano

Por Ruta 401

Los talleres de coches son negocios que tienen que invertir importantes sumas de dinero en equipos y herramientas de trabajo. Por ello, para ahorrar gastos, es frecuente que algunos se decanten por comprar herramientas de segunda mano. Si vas a renovar tu equipo pero no estás seguro de qué tipo de herramientas comprar, aquí te mostramos algunas claves para comprar herramientas de segunda mano.

herramientas-segunda-mano.jpg

Herramientas de segunda mano: consejos para elegirlas

La pregunta básica que debemos hacernos antes de comprar herramientas de segunda mano para el taller es: ¿realmente merecen la pena o debo optar por herramientas nuevas? Esta pregunta debe responderse en base a diferentes criterios:

En primer lugar, está el criterio económico. Obviamente, las herramientas de segunda mano son más baratas que las nuevas y suponen un importante ahorro en material. Incluso se podría intentar revender herramientas antiguas y recuperar buena parte de la inversión.

Por otro lado, hay que considerar que el menor coste de las herramientas de segunda mano permite al taller acceder a equipos o marcas que, de otra manera, le sería inviable económicamente.

Sin embargo, además de tener en cuenta las ventajas económicas y de operativa que las herramientas de segunda mano pueden ofrecer, también hay que valorar otra serie de cuestiones que garanticen su rentabilidad y su buena relación calidad-precio.

Por supuesto, hay que comprobar el estado en el que se encuentran las herramientas. Buscar si existen piezas defectuosas, si están demasiado gastadas por el uso, si muestran algún fallo en su funcionamiento, etc. Hay que determinar si han tenido un mantenimiento adecuado, comprobar el estado en persona para ver que no tengan golpes, roturas u óxidos, y si se trata de herramientas eléctricas o electrónicas comprobar su correcto funcionamiento.

Y es que, generalmente, las herramientas de segunda mano tienen, lógicamente, menos vida útil que las herramientas nuevas (ya han sido utilizadas con anterioridad), y esta vida útil puede verse aún más reducida en el caso de que las herramientas ya presenten algún fallo en el momento de adquirirlas.

Por otro lado, las herramientas de segunda mano (sobre todo si no están en óptimo estado) también son susceptibles de ralentizar y crear problemas en la operativa del taller: son más lentas, se estropean con mayor facilidad, etc. Además, en el taller se utilizan herramientas que pueden suponer un riesgo para la salud del trabajador: herramientas eléctricas, cortantes, a presión, etc. Si las herramientas están en mal estado, aumentan los riesgos para la seguridad del trabajador.

Otro factor a tener en cuenta es el precio. Es evidente que siempre vamos a intentar decantarnos por herramientas con buena relación calidad-precio. En este sentido, hay que desconfiar de los precios demasiado bajos. Lo más probable es que se trate de herramientas de las cuales el vendedor se quiere deshacer a cualquier precio. Por tanto, como mínimo hay que tener dudas sobre su calidad.

Por último, ten en cuenta la reputación del vendedor. Investiga su página web (si la tiene), pregunta a otros clientes, queda con él en persona y comprueba in situ el estado de las herramientas. Asegúrate de que es un vendedor fiable y con buena reputación.

 

New Call-to-action

 

Categorias: Gestión