<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=504381226667916&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Cómo hacer comprobaciones en el alternador de un coche

Por Ruta 401

Los vehículos necesitan corriente eléctrica para hacer funcionar el sistema de encendido, la inyección, la unidad de control o el sistema de alumbrado, por ejemplo. El encargado de producir esa energía es el alternador, el cual se debe mantener en perfecto estado. Por ello, en este artículo te mostramos cómo realizar comprobaciones en el alternador de un coche.

alternador-coche.jpg

¿Qué es un alternador de coche?

Cuando se habla de los elementos eléctricos del vehículo siempre se tiende a pensar en la batería como el elemento más importante. Esta se encarga de acumular la energía con el objetivo de alimentar a los distintos componentes eléctricos. Sin embargo, el alternador es igual de importante o incluso más, ya que es la parte del coche que se encarga de generar dicha energía de forma autónoma.

Para que el sistema eléctrico del vehículo funcione de forma eficaz es necesario que la batería, el motor de arranque y el resto de componentes eléctricos del coche estén en consonancia con la potencia del alternador.

GUÍA GRATUITA: 10 averías con causas poco frecuentes (¡y sus soluciones!)

Su funcionamiento está basado en la inducción electromagnética. Cuando un conductor eléctrico se mueve cortando las líneas de fuerza de un campo magnético, se crea en una tensión eléctrica en este conductor. La corriente generada va creando un exceso de picos de tensión en muy poco tiempo que hacen que la corriente sea demasiado pulsatoria y, en consecuencia, muy irregular.  Por ello, con el fin de obtener una tensión más regular, se disponen varias bobinas conectadas en serie.

La tensión del alternador depende, en gran medida, de la velocidad de giro y de la carga. Sabiendo que un motor no siempre funciona al mismo régimen de revoluciones, es necesario establecer una regulación para que los consumidores eléctricos del coche no sufran una sobretensión. Para ello, se instala un regulador de tensión que ajusta el valor de corriente de excitación y la magnitud del campo magnético del rotor.

Alternador de coche: comprobaciones en taller

El primer indicio de que existe un problema en el sistema de carga es que se encienda el piloto de batería en el cuadro de instrumentos. En este caso será necesario comprobar la batería y la capacidad de carga del alternador, además de otros elementos, como la correa trapezoidal y las conexiones eléctricas.

En el alternador encontramos tres conexiones: la masa B-, la salida de carga B+ y la salida al cuadro de instrumentos D+. El testigo de carga del cuadro tiene dos positivos, el que viene del alternador y el borne 15 de la llave. Para realizar una correcta revisión se deben comprobar la señal de B-, la señal de B+, la señal de D+, la tensión de la batería, la corriente de reposo, la tensión del regulador, la potencia del alternador, etc.

Para verificar todas estas variables se pueden emplear diferentes métodos. Uno de las más habituales es utilizar un polímetro, que sirve para realizar mediciones como la tensión de la batería, detectar fallos en la tensión de excitación que recibe el alternador al darle al contacto, o el valor de corriente que suministra. También se puede emplear un equipo de diagnosis para comprobar que los parámetros de funcionamiento son los indicados por el fabricante, o detectar algún código de error que señale al alternador.

También se puede verificar el alternador en un banco de pruebas y, mediante una correa, conectarlo a un motor de accionamiento en el que se pueden establecer las revoluciones de giro. Se deberían aplicar dos velocidades diferentes de ensayo y comprobar la corriente de carga teórica. Sin embargo, no todos los talleres disponen de estos bancos de trabajo, por lo que también se puede recurrir a otras soluciones.

Una vez se ha constatado que el alternador está defectuoso, se puede proceder a su desarmado completo para verificar sus componentes internos e intentar solucionar el problema. En primer lugar se retiran las escobillas para facilitar el trabajo. Después, se debe proceder a limpiar las piezas para retirar los restos de suciedad. Una vez hecho esto, pasamos a comprobar las diferentes partes del alternador (regulador, escobillas, rotor y estator principalmente) con alguno de los métodos antes indicados.

Las comprobaciones del alternador son básicas para el buen funcionamiento del sistema eléctrico del coche. Si quieres saber más, puedes consultar nuestro artículo acerca de los tipos de alternadores y las piezas que los componen.

tutoriales-centro-de-recursos

 

Categorias: Mecánica