Aceite de silicona: lubricación y protección en un mismo producto

Por Ruta 401

La silicona es uno de los productos más utilizados en la industria gracias a sus excelentes propiedades adhesivas. Se trata de un polímero que contiene oxígeno e hidrógeno en su composición, como la mayoría de materiales orgánicos, además del elemento que le da su nombre: el silicio. De hecho, ya hemos hablado en otras ocasiones sobre la silicona y sus usos y aplicaciones en el taller. Así que, en este post vamos a centrarnos en otro producto elaborado a base de este compuesto: el aceite de silicona.

aceite-de-silicona.jpg 

De entre las características más destacables de la silicona, citamos las siguientes:

  • Gran resistencia a los cambios térmicos
  • Repelente al agua
  • Excelentes propiedades adhesivas
  • Resistente a los rayos ultravioleta
  • Elasticidad
  • Escasa volatilidad, solo en el caso de las siliconas neutras
  • Funciona como aislante eléctrico
  • Resistente a microbios y bacterias
  • Resistente al envejecimiento

Por estos motivos y por su gran versatilidad, la silicona se utiliza para innumerables aplicaciones, por ejemplo en productos de consumo diario como cremas o lacas, y para fabricar una amplia variedad de utensilios de cocina, revestimientos, adhesivos, lubricantes, componentes electrónicos, selladores, masillas, moldes, etc.

Volviendo al ámbito de la automoción, la silicona se utiliza de diferentes maneras y para tareas concretas.  Quizá uno de los productos más conocidos sean los adhesivos o selladores de silicona. Sin embargo, otro producto al que se le puede sacar mucho provecho en el taller es el aceite de silicona.

¿Qué es el aceite de silicona?

El aceite de silicona es un producto que se suministra en spray y que se puede utilizar para lubricar y proteger diferentes componentes del automóvil, como pueden ser piezas de plástico, juntas tóricas, guías, etc. Una de las principales propiedades del aceite de silicona es su resistencia al agua y a diferentes fluidos, por lo que es eficaz para proteger partes del vehículo que pueden quedar a la intemperie o a las que les puede afectar la humedad. Por ejemplo, las gomas de las puertas del vehículo se agrietan y se endurecen con el tiempo debido a la humedad, lo que provoca falta de estanqueidad y ruidos en el habitáculo.

Por otro lado, también se puede utilizar en cerraduras y en las guías de los asientos o de los techos corredizos. Esto es algo que no debemos olvidar en el taller, ya que cada vez más coches incorporan techos solares o panorámicos. Gracias a una correcta limpieza de guías y rieles y la posterior aplicación del spray de aceite de silicona se lubrica y protege el techo corredizo, evitando así fallos de funcionamiento.

También cabe destacar que el aceite de silicona es un producto no reactivo que se puede utilizar en diferentes superficies sin riesgo de provocar reacciones químicas o sufrir problemas de corrosión.

Productos recomendados

En nuestra gama contamos con aceites de silicona de uso general como LOCTITE LB 8021, un lubricante universal especialmente formulado para componentes que están sometidos a esfuerzos, como es el caso de bisagras, cerraduras, guías, etc. Es incoloro y soporta temperaturas de entre -30 ºC y 150 ºC.

Además, LOCTITE LB 8021 es muy fácil de usar gracias a su presentación en spray. Antes de usarlo se recomienda limpiar bien la superficie con LOCTITE SF 7063.

Seguro que en tu taller no falta nunca ni la silicona ni el aceite de silicona, pero quizá no conocías todas sus características. Esperamos que este post te haya dado ideas nuevas de cómo sacarle el máximo partido a estos productos.

tutoriales-centro-de-recursos

Categorias: Limpieza y mantenimiento