<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=504381226667916&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

LOCTITE EA 3463: un producto epoxi versátil

Por Ruta 401

Cuando se habla de masillas, cualquier profesional del sector del automóvil piensa en un  producto de base poliéster que se utiliza en el taller de chapa y pintura para rellenar e igualar una superficie que previamente ha sido reparada. Sin embargo, los avances que nos ofrecen algunos fabricantes ya permiten pensar en otros tipos de masillas con aplicaciones más variadas. Ese es el caso de LOCTITE EA 3463, una masilla de base epoxi que es necesario conocer a fondo para  obtener el máximo rendimiento de ella en el día a día del taller.

AG14065_App_EA_3463_ret_RZ JPG

Características de la masilla LOCTITE EA 3463

Las principales características que definen a la masilla LOCTITE EA 3463 son las siguientes:

  • Se suministra en formato de barra moldeable.
  • Es de base epoxi, lo que le confiere buenas propiedades de adhesión sobre distintos sustratos y una baja contracción tras el curado.
  • Es bicomponente (resina y endurecedor), por lo que debe ser mezclada para conseguir su curado.
  • Cura bajo el agua y presenta buena adherencia sobre superficies húmedas, aunque en esos casos el agarre final se reduce.
  • Su tiempo de curado es de unos 10 minutos (depende de la temperatura ambiente y de la cantidad de producto mezclado), lo que permite utilizarla para reparaciones de emergencia o cuando es necesario reducir el tiempo de curado.

DESCARGA TU GUÍA CON LAS CLAVES PARA PERFECCIONAR LAS TAREAS MÁS COMUNES EN EL  TALLER

  • Integra carga de acero, cosa que le aporta capacidad de relleno y mayor resistencia tras el curado.
  • Se puede lijar y mecanizar tras un periodo corto de curado (unos 30 min. A 20ºC).
  • Su curado no se debe acelerar mediante aporte de calor con sistemas de secado como los infrarrojos, ya que no soporta temperaturas superiores a los 66 ºC. Sin embargo, si es posible precalentar la superficie de aplicación para acortar el tiempo de curado, teniendo en cuenta que se pierde capacidad de sellado instantáneo, resistencia al descolgamiento y que el substrato debe estar a una temperatura de entre 15 y 35ºC.
  • Es un producto fácil de utilizar y manipular.

Usos de la masilla LOCTITE EA 3463

LOCTITE EA 3463 no es una masilla como las conocidas tradicionalmente en el taller de chapa y pintura, aunque puede actuar como tal en casos muy concretos. Su función principal es ejercer como sellador de emergencia de secado rápido. Más concretamente, estas son las aplicaciones típicas de esta masilla:

  • Sellado de fugas en tuberías y tanques fabricados con metal.
  • Relleno de orificios sobredimensionados y de alojamientos roscados dañados para volver a tallar roscas.  
  • Reparación de defectos no estructurales sobre piezas de fundición y otros metales como el aluminio.
  • Alisado de soldaduras para rellenar e igualar superficies rígidas.

Cómo aplicar la masilla LOCTITE EA 3463

El proceso de aplicación de la masilla LOCTITE EA 3463 es el siguiente:

  • Preparar las medidas de prevención necesarias para poder utilizarlas cuando corresponda. Básicamente, es necesario que exista una buena ventilación e iluminación y utilizar guantes de látex o nitrilo para realizar la mezclas de la masilla.
  • Lijar la superficie para abrir el poro del material o de la pintura y favorecer la adherencia de LOCTITE EA 3463. Basta con lijar suavemente la superficie con un grano como P-240. En el caso de trabajar sobre aluminio es fundamental eliminar completamente la capa óxido transparente (alúmina) que genera este metal de forma natural.  
  • Realizar la limpieza del sustrato para obtener la máxima adherencia posible de la masilla. Para ello, eliminar cualquier resto de polvo y utilizar un desengrasante eficaz como TEROSON VR 20 o LOCTITE SF 7063.
  • Siempre que se pueda, secar la superficie para obtener el máximo agarre posible.
  • Si es necesario acelerar el proceso de curado de la masilla, se puede precalentar la superficie hasta que se temple, con la precaución de no superar en ningún caso los 35-40ºC. Por el contrario, si la temperatura ambiente es alta, se puede enfriar la masilla para aumentar el tiempo de curado. 
  • Colocarse guantes de nitrilo, vinilo o látex para manipular la masilla y a continuación humedecerlos para facilitar la mezcla de los dos componentes y evitar que el producto se pegue a los mismos. 
  • Escoger la cantidad de masilla que se va a utilizar en función de las necesidades de la reparación, teniendo en cuenta que, a mayor cantidad, el tiempo de curado se reduce y, por lo tanto, seca antes.
  • Cortar el trozo de barra escogido y retirar el plástico protector que lo recubre.
  • Realizar la mezcla amasando la barra de producto. La mezcla se realiza ejerciendo movimientos en espiral hasta conseguir que la masilla tenga un color uniforme.
  • Aplicar la mezcla resultante sobre la zona a reparar, sellar o igualar.
  • Alisar la mezcla aplicada para obtener un acabado liso. Cuando la superficie es mayor se utiliza un trapo húmedo, mientras que cuando es menor se alisa con el dedo mojado en agua. 
  • Si fuese necesario, lijar o mecanizar la masilla para integrarla en el resto de la pieza.

En este vídeo se puede visualizar una reparación con LOCTITE EA 3463 en la que se ha rellenado un orificio sobre una pieza metálica.

Conclusión

Existen muchas situaciones de trabajo en las que algún componente se rompe o presenta algún tipo de fuga. Además, generalmente, estos imprevistos suceden en el momento menos idóneo, por lo que disponer en estos casos de un producto como LOCTITE EA 3463 aporta una solución de emergencia rápida que ayuda a solventar el problema o a dar una solución temporal que evite cualquier mal mayor.

New Call-to-action

Categorias: aplicación, Mecánica, Sellado