<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=504381226667916&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

La conectividad puede abrir las puertas de los vehículos a los hackers

Por Ruta 401

Los automóviles cada vez ofrecen más opciones de conectividad gracias al avance de la tecnología y al uso de centralitas de control. Sin embargo, como contrapartida, se puede producir una fractura en la seguridad de los vehículos, haciéndolos más vulnerables a los hackers.

conectividad-hackers

¿Son los coches cada vez más vulnerables a los hackers?

La respuesta es que, indudablemente, . Los modelos más actuales incorporan opciones de conectividad que los automóviles de hace años no incluían. Antes los hackers no tenían ningún puente de entrada hacia el vehículo, pero en la actualidad, con los sistemas electrónicos basados en frecuencias, internet o señales por satélite, las posibilidades de encontrar una brecha de seguridad son cada vez mayores.

Varios modelos ya han sido hackeados

De hecho, ya hay grupos de hackers que se han empeñado en demostrar lo sencillo que es hackear un modelo actual. Ahí está el ejemplo del grupo de hackers chino Tencent Keen Security Lab, quienes lograron en 2016 hackear un Tesla Model S, alterando sus funciones de conducción y estacionamiento. No es la única vez que esta empresa ha demostrado lo vulnerable que puede ser un Tesla, ya que en 2017 consiguieron hackear un Tesla Model X y montar un espectáculo de luces con él a través del móvil.

Otro caso es el que protagonizaron dos hackers de la compañía IOActive Labs. Hicieron montar a un periodista en un Jeep Cherokee para que este pudiera dar fe de cómo lo manejaban desde su ordenador, a más de 15 km de distancia. Efectivamente, los dos hackers lograron quitarle al periodista el control del coche, así como activar la calefacción, poner el audio a todo volumen, e incluso apagar el motor.

Con la incorporación de sistemas cada vez más complejos y avanzados en los vehículos, las opciones para los hackers se multiplican. Por ejemplo, en los últimos tiempos han aumentado los robos de coches que usan sistemas de apertura con llaves inteligentes. En estos casos, basta con que el hacker pueda replicar la señal o frecuencia de la llave para abrir la puerta del coche.

Los nuevos peligros a los que se podría enfrentar el sector

De momento, la mayoría de estos ejemplos son hechos aislados o simples experimentos, pero demuestran que el hackeo de vehículos es posible y que los ciberataques ya son algo por lo que los fabricantes deberían preocuparse.

Tal y como afirman en el diario El País, ya hay informes del FBI que advierten de los peligros que podría conllevar el hackeo de vehículos. Entre estos peligros está el empleo de coches no tripulados como armas letales o para herramientas de secuestro.

Sin embargo, lo que más temor puede provocar es el simple hecho de saber que otra persona podría estar controlando nuestro vehículo, y lo que es peor, con nosotros dentro. Es un supuesto que todavía suena a ciencia ficción pero totalmente factible, por lo que las marcas deben trabajar concienzudamente para garantizar que sus vehículos están protegidos contra hackers.

tutoriales-centro-de-recursos

Categorias: Curiosidades