3 cosas que tienes que saber sobre el banco de potencia

Por Ruta 401

Si eres un amante del mundo del motor seguro que te interesan mucho los datos relacionados con la potencia de los vehículos. Existe una herramienta que permite realizar mediciones de potencia muy exactas, por eso hoy queremos hablarte sobre el banco de potencia y sus características.

iStock_000060848020_Small.jpg

¿Qué es el banco de potencia?

Es el que permite a los fabricantes y preparadores de coches comprobar la potencia y el par real de los vehículos, y lo hace sin necesidad de desmontarlo. Esta prueba se lleva a cabo en dos fases.

 

Fases del banco de potencia

En la primera fase se mide la fuerza máxima con la que el motor del vehículo es capaz de acelerar. Para ello se emplean unos rodillos que montan las ruedas en el banco, muy parecidos a los que vemos cuando realizamos la ITV. Por esta similitud, los bancos de potencia también son conocidos como bancos de rodillo.

Una vez superada esta primera fase, se pone el vehículo en punto muerto y se deja así hasta que los rodillos van perdiendo velocidad, y de esta forma se registra la potencia que consume el sistema de transmisión por las fricciones internas.


Pasos para realizar una prueba de medición de potencia:

  1. Se coloca el coche sobre los rodillos dependiendo de su tracción.
  2. Se asegura el coche mediante eslingas y se coloca en el frontal un gran ventilador que simula el flujo de aire que entra al motor, con el objetivo de imitar lo máximo posible las condiciones reales de la carretera.
  3. La prueba se realiza sobre la marcha con la relación más próxima a 1:1, que es la que ofrece una menor pérdida de fricción. En el caso de un vehículo de 5 velocidades, por ejemplo, se trata de la cuarta marcha, denominada directa.
  4. Se calibra el banco según las indicaciones dadas por el software.
  5. Se engrana la marcha directa, se espera a que el motor prácticamente se cale y empezamos a acelerar a fondo. El motor empezará a girar y a ganar velocidad y notaremos como cada vez cuesta más “luchar” contra los rodillos.
  6. Cuando la aguja se acerque a la zona roja del tacómetro, se debe pisar el embrague, o, en caso de un vehículo automático, pasar la palanca a N, y se suelta el acelerador. El banco empezará a registrar la curva de pérdidas.
  7. Con los datos obtenidos por el programa se aplicará un factor de corrección, como el SAE J1349 o DIN 70020 que tienen en cuenta los siguientes parámetros:

- Temperatura del aire (25 en SAE y 20C en DIN)
- Humedad del 0% en ambas normas
- Presión barométrica (99 kPa en SAE y 101 kPa en DIN)

Para aplicar estos factores de corrección es fundamental que el banco esté equipado con una estación meteorológica.


Tipología de los bancos de potencia:

  • Motor estacionario: Mide con precisión el PAR y régimen de giro, y se pueden reproducir las condiciones reales de trabajo.
  • Motor inercial: Consta de un sistema de discos de inercia. La potencia se obtiene por el cálculo del tiempo que tarda el motor en acelerar una inercia conocida. Solamente mide el régimen de giro instantáneo y por cálculo se obtiene el par y la potencia, y se emplea por los fabricantes de vehículos para medir el motor.
  • Rodillos estacionarios: El vehículo pone sus ruedas en un rodillo con un freno dinamométrico, y de esta forma se obtienen parámetros como el empuje o la velocidad. Es el más empleado por los preparadores de vehículos.

Esperamos que esta explicación sobre los bancos de potencia te haya servido y que puedas aplicarla a tu trabajo diario.

Guía Seguridad en el taller

 

Categorias: Seguridad