¡Puesta a punto!: 6 consejos para afrontar el verano en el taller

Por Ruta 401

Con la llegada del verano, también llega la “puesta a punto”. Siempre se habla de la necesidad de someter los coches a una revisión en verano antes de emprender viajes largos, y de lo importante que es preparar el vehículo para estas fechas. Pero, ¿y los talleres? ¿Cómo deben prepararse para afrontar el verano?

taller-coches-verano.jpg

Prepárate para el aumento de afluencia de vehículos

Como sabes, durante el verano suele aumentar la afluencia de vehículos en los talleres. Mucha gente va a salir de vacaciones y esperan al último momento para hacerle la revisión al vehículo. Por ello, tienes que tener siempre marcadas en el calendario las fechas previas a los principales días de la operación salida. De hecho, de entre todas las recomendaciones de la DGT para antes de salir de viaje por estas fechas, la primera es llevar el coche al taller.

DESCARGAR GUÍA SOBRE MARKETING EN EL TALLER

Ten en cuenta los distintos tipos de averías

La mayoría de revisiones durante esta época del año tienen que ver con los neumáticos, ya que durante el verano el asfalto es más abrasivo; los frenos, que pueden sobrecalentarse en exceso, o los sistemas de aire acondicionado. En este sentido, tienes que estar prevenido por si necesitas más repuestos de los habituales de estos elementos.

Modifica los procedimientos si es necesario

Hay determinadas tareas que deben llevarse a cabo de una forma u otra según la época del año y que, por tanto, requieren que el operario se adapte a determinadas condiciones. Por ejemplo, el profesional del taller debe saber que, a la hora de aplicar la pintura a un vehículo, no es lo mismo hacerlo en invierno que en verano, cuando la temperatura es más alta y varían las condiciones de humedad.

Además, siguiendo con el mismo ejemplo, el encargado de pintar dicho vehículo también debe tener en cuenta los efectos del calor en su propio cuerpo:  tendrá que evitar que unas gotas de sudor puedan estropear su trabajo.

Cuidado con los elementos inflamables

El calor del verano también puede ser un riesgo para la seguridad. Por ejemplo, puede causar la ignición espontánea de trapos que estén impregnados de grasa. Se trata de una reacción química poco frecuente, pero cuyo riesgo aumenta durante el verano debido a las altas temperaturas, por lo que debes maximizar el cuidado con los elementos inflamables.

Hacer el calor más soportable

El calor, no solo supone un riesgo para la seguridad, sino que también puede ser un inconveniente en lo referente a la comodidad. Dentro del taller hay elementos que provocan que la temperatura sea incluso mayor que la temperatura ambiente, sobre todo si no dispones de sistemas de ventilación adecuados (ya sea de forma natural o artificial). La incorporación de sistemas de ventilación para el taller es una posible solución para  garantizar el confort en lo referente a la temperatura.

Horarios de apertura y cierre

Si la zona en la que se encuentra tu taller es demasiado calurosa, también está la opción de modificar los horarios de apertura y cierre. Puedes optar por abrir antes para aprovechar las horas frescas y la menor afluencia de clientes; también puedes cerrar alguna hora más al mediodía, cuando más calor hace; otra opción es hacer jornada continua y cerrar por las tardes. Valora qué opción se adapta mejor a las necesidades de tu taller.

Si tienes que trabajar en verano, que sea en las mejores condiciones. Ten en cuenta los 6 consejos que te hemos dado en este post y trabaja a gusto. Lo agradecerás tú, lo agradecerá el equipo y también lo agradecerán tus clientes.

New Call-to-action

Categorias: Curiosidades