Motores monofásicos: Conexión y puesta en marcha

Por Ruta 401

Un motor monofásico es un máquina rotativa alimentada eléctricamente, capaz de transformar la energía eléctrica en mecánica. Este tipo de motores son utilizados principalmente en pequeñas instalaciones,  electrodomésticos y otros utensilios como taladros, máquinas de aire acondicionado, sistemas de apertura y cierre de puertas de parking, etc.

motores-monofasicos.jpg

¿Cómo desmontar y montar un motor desde cero? Guía paso a paso

En la mayoría de casos se trata de motores de reducido tamaño, con un par de potencia pequeño. Sin embargo existen motores monofásicos con una potencia de hasta 10 hp que pueden llegar a funcionar con conexión de hasta 440V. Incluso en algunas máquinas se pueden llegar a montar varios motores monofásicos en serie.

Motores monofásicos: componentes principales

  • Estator: Es la parte fija del motor eléctrico y donde se lleva a cabo la rotación del motor.
  • Rotor: Es la parte que gira en un motor eléctrico y se vale del estator para hacerlo.
  • Colector o conmutador: Es la parte encargada de permitir, de forma continua, la transmisión de energía eléctrica desde una corriente de campo a una fuente rotativa, y a la inversa. También se le llama anillo rotatorio o interfaz rotativa.
  • Carcasa: Es el revestimiento exterior del motor, cuya función principal es proteger las piezas interiores.

Los motores monofásicos también incorporan dos tapas o escudos en ambos extremos de la carcasa. En uno de los lados se encuentra además el ventilador, que permite la eficaz refrigeración del sistema.

Un motor monofásico básico sería un motor asíncrono, en el que el rotor o el estator deben estar conectados a la red (uno u otro) mientras el otro funciona por inducción. Los motores monofásicos más habituales son los universales y los que incorporan bobinado auxiliar de arranque.

El “inconveniente” de este tipo de motores es que solo funcionan por sí mismos una vez que han cogido velocidad, pero antes de eso necesitan iniciar el giro del rotor de alguna forma auxiliar. En este sentido, existen diversos métodos de puesta en funcionamiento para distintos motores:

Motores de fase partida

Incorporan un devanador que permite aumentar la tensión en el circuito durante la fase de arranque. Hace valer su alta resistencia para crear un campo magnético lo suficientemente potente como para que el motor se ponga en marcha. Este devanado funciona de forma intermitente a causa del calor que desprende. Esto significa que es idóneo para el arranque del motor ya que luego se desconecta y el bobinado de marcha sigue trabajando con el campo magnético creado por el devanador.

Motores con capacitor o condensador

Al instalar un condensador al devanado auxiliar de arranque, se multiplica por tres o por cuatro el par normal de giro. Gracias a esto, se suelen montar en motores con gran carga de trabajo, como pueden ser bombas, compresores, lavadoras industriales, etc. 

Motores con polos estatóricos

Suele tratarse de motores pequeños con escasa potencia. Incorporan un devanado monofásico, un rotor de jaula de ardilla y piezas polarizadas. No montan ningún tipo de interruptor, capacitador, conmutador o devanador de arranque y se valen únicamente de su devanado monofásico para ponerse en marcha. Las piezas polarizadas, junto con una bobina, producen un campo magnético rotatorio que proporciona un pequeño balanceo en los pares del rotor, el suficiente para poner en marcha la máquina eléctrica.

Estos motores son baratos de fabricar, pequeños y sin apenas mantenimiento. Al tener limitaciones, su uso suele estar en electrodomésticos y pequeños equipos de trabajo.

New Call-to-action

Categorias: Mecánica, Reparación mecánica