Colector de admisión: ¿es tan importante para el rendimiento del motor?

Por Ruta 401

El colector de admisión es la pieza que hace de conducto para que el oxígeno entre a los cilindros de la mejor manera posible. De forma resumida, está diseñado de manera que en cuanto la válvula de admisión se abre, el aire pasa rápidamente y llena lo máximo posible la cámara de combustión. Se ubica en el motor, atornillado a la culata, en la entrada de aire de los cilindros.

colector-admision.jpg

Hace años estos componentes se solían fabricar de aluminio, pero la implantación de nuevos materiales ha propiciado que cada vez se empleen más a menudo materiales plásticos rígidos y resistentes. Estos materiales permiten una reducción del peso del componente y un ahorro en costes de producción.

En términos generales, los colectores de admisión se pueden dividir en dos grupos: colectores de admisión convencionales y colectores de admisión variable. Veamos cuáles son sus características principales y cómo funcionan.

Colectores de admisión convencional

Los colectores de admisión convencional se caracterizan por no tener ningún tipo de regulador, por tanto, el paso de aire a los cilindros siempre es igual y no varía. Estos colectores se han utilizado durante muchos años e incluso aún se pueden encontrar en algún sistema de inyección monopunto. Sin embargo, la mayoría fueron sustituidos con el tiempo por colectores de admisión capaces de mejorar la eficiencia en función del régimen de vueltas.

Colectores de admisión variable

Los colectores de admisión variable trabajan según el principio de las oscilaciones del gas. Las ondas de presión positivas y negativas que se generan en el colector se destinan a la carga de los cilindros, con el objetivo de mejorar el grado de llenado de éstos. Este tipo de colectores permiten adaptar el recorrido del aire de admisión a las necesidades momentáneas del motor.

  • Recorrido de admisión largo: con el movimiento descendente del listón se generan oscilaciones de presión en el aire aspirado a bajos y medios regímenes de revoluciones. La longitud del tubo de admisión se diseña de modo que las oscilaciones de presión produzcan un buen llenado de los cilindros.
  • Recorrido de admisión corto: en regímenes más altos hay menos tiempo para poder llenar los cilindros. Por esto se necesitan recorridos más cortos para el aire admisión. Las chapaletas de conmutación son las piezas encargadas de abrir el conducto de admisión corto, consiguiendo un llenado óptimo de los cilindros en altas revoluciones.

Por último, aunque son menos habituales, también se pueden mencionar los colectores de conexión diferida. La misión de estos colectores consiste en conseguir un par intenso a regímenes bajos con la ayuda del conducto de admisión largo, y por otra parte conseguir alta potencia a regímenes superiores con la ayuda del conducto de admisión corto.

Se ha de tener en cuenta que la presencia de suciedad o la obstrucción del colector de admisión pueden provocar un rendimiento errático del motor, que se puede traducir en errores a la hora de entregar potencia, ruidos y carraspeos extraños o incluso la parada del motor. Por ello, ante posibles averías en el motor o en los cilindros, el colector de admisión es una pieza que debes tener en cuenta; puede ser la razón de estos fallos.

Podríamos escribir más de un artículo sobre este tema, así que esperamos que esta introducción te haya resultado útil. 

New Call-to-action

Categorias: Mecánica