Algunos usos que se le dan a la amoladora en el taller

Por Ruta 401

La amoladora es una herramienta que se usa en el taller de chapa y pintura para tres tareas fundamentales: cortar, esmerilar y pulir. Tiene su origen en Alemania y fue inventada en 1954 por la empresa Ackermann Schmitt. Hoy en Ruta 401 te hablamos de esta herramienta que se ha ganado un puesto en cualquier taller.

amoladora.jpg

 

GUÍA GRATUITA SOBRE LA SEGURIDAD EN EL TALLER

 

Componentes de una amoladora

Todos los esmeriles angulares o amoladoras disponen de un protector ajustable para su manipulación con cualquiera de las dos manos. Las amoladoras angulares tienen también una función de lijadoras, siempre que usemos un disco lijador con almohadilla de apoyo. El sistema protector está hecho de materiales como plástico, o resina fenólica dependiendo de la cantidad de flexibilidad que deseemos.

En el siguiente vídeo se puede ver de forma más clara todos los componentes de una amoladora y cómo se acoplan entre sí:

Aspectos a tener en cuenta a la hora de comprar una amoladora

A la hora de comprar un esmeril angular nos decidiremos en base al tamaño del disco y la potencia del motor para obtener la amoladora que mejor se adapte a nuestras necesidades. También debemos prestar atención al poder de impulso, las revoluciones por minuto y el tamaño de arbor.

El tamaño del disco vendrá dado en pulgadas que van desde 4 pulgadas hasta 12. En el mercado hay disponibles amoladoras eléctricas que permiten el acceso a zonas más difíciles y estrechas. Los esmeriladores neumáticos son utilizados para trabajos más livianos en los que se necesita más precisión.

Consejos para utilizar la amoladora

A la hora de manipular una amoladora debemos tener en cuenta las siguientes consideraciones:

  • Se debe utilizar una pantalla de protección facial, guantes de protección mecánica y una protección auditiva adecuada. Es importante señalar que para medir el ruido máximo que pueden producir estas herramientas se usa la medida dBA, en la que se eliminan las frecuencias altas y bajas para analizar solo las frecuencias medias potencialmente dañinas para el oído. La ley dice que el ruido nunca puede superar los 93-101 dBA. 
  • Antes de usarla, es importante leer las intruciones y recomendaciones del fabricante.
  • El propio disco nos proporcionará información muy útil acerca de los usos y posibilidades de la máquina: velocidad de giro, superficies y materiales sobre los que pueden trabajar, etc.
  • Al manipular la máquina o realizar cualquier reparación o modificación en ella, siempre se debe verificar que ésta se encuentra apagada.
  • Antes de usar la máquina, también se recomienda encenderla y dejar que funcione sola unos segundos, para comprobar que el disco gira correctamente, sin atascarse y sin vibraciones.
  • Al usar la amoladora es probable que salten chispas producto de la fricción de la hoja con otras superficies metálicas, por lo que no se recomienda utilizar esta herramienta cerca de materiales inflamables. 
  • Cuando se haya terminado de usar la máquina hay que desenchufarla y guardarla en un lugar seguro, junto con herramientas de similares características.

Y en tu taller, ¿usas mucho la amoladora? ¿Te ha resultado útil esta información?

tutoriales-centro-de-recursos

Categorias: Seguridad