7 claves para elaborar un presupuesto de reparación

Por Ruta 401

Cuando un cliente entra al taller deposita su confianza en la seriedad del mismo. Esa imagen de profesionalidad hay que darla desde el primer momento que el vehículo y su propietario cruzan las puertas del taller. Además de una atención personal exquisita, el primer paso para reparar un vehículo es la elaboración de un presupuesto lo más detallado posible. Las cosas claras desde el principio. Por eso, para realizarlo de la mejor manera posible, hay que tener en cuenta una serie de variables para que el presupuesto no varíe al final de la reparación.

reparacion_mecanica.jpg

  1. Tiempo de reparación. Es probablemente el factor que más dificultades genera a la hora de ser calculado. Una correcta organización del trabajo del taller ayudará a que esta variable sea más fácil de determinar. Para ello hay que tener en cuenta dos factores:
    1. Volumen de trabajo. Hay que conocer cuál es la situación del taller en el momento concreto de dar el presupuesto, para no dar un plazo de tiempo que no se vaya a poder cumplir. Es importante no superar la capacidad de trabajo.
    2. Duración de la reparación. Hay que tener estipulado un tiempo lo más real posible para la reparación a la que hace mención el presupuesto. Es evidente que cada reparación es distinta y cada coche también, pero conocer el tiempo medio de dicha reparación es casi una obligación.
  2. Tipo de reparación. Si necesita chapa, pintura, si hace falta una reparación en el motor, etc.
  3. Coste de las piezas. Si va a ser necesario utilizar piezas de recambio, el coste que para el taller tengan las mismas va a influir en el presupuesto. Tener varios proveedores puede ser una alternativa para adaptar el presupuesto a las necesidades del cliente. También es ideal conocer las piezas de las que disponemos en el taller, conocer el stock ahorra tiempo.
  4. Coste de la mano de obra. Ésta debería estar visible en el taller para que el cliente sepa que ese es el precio estipulado en el taller. El cálculo de la mano de obra va en directa relación con el tiempo de reparación.
  5. Modelo del coche. No solo el modelo, también la marca. Cada vehículo tiene unas especificaciones distintas y algunos pueden no admitir determinadas piezas. También si el coche es nuevo o viejo puede variar la reparación necesaria.
  6. Urgencia de la reparación. Es un factor que hace incrementar el presupuesto. Cierto que todo cliente quiere su coche reparado cuanto antes, pero que se le dé prioridad sobre otros también influye en el presupuesto. Puede ser por urgencia, porque sea vehículo de trabajo o porque el cliente así lo solicite.   
  7. Promociones existentes. Si se trata de un cliente habitual o bien el taller tiene en vigor promociones, éstas se han de tener en cuenta a la hora de elaborar el presupuesto.

Teniendo en cuenta estos factores, se podrá dar al cliente siempre un presupuesto cerrado en el que no caben las sorpresas. También hay que considerar que en algunas ocasiones mientras se realiza una reparación aparecen nuevos problemas. En tal caso, se le comunicará al cliente.

Es vital que se tengan en cuenta todos estas variables a la hora de realizar el presupuesto, pues una vez entregado al cliente, no se debe modificar.

Te puede interesar:

Los españoles, 600 euros al año en el taller

Optimiza el proceso de recepción del coche en el taller

New Call-to-action 

Categorias: Gestión